economía

Las lecciones de Ikea para España

Se han escrito ríos de tinta sobre las razones del éxito del modelo Ikea. Éstas se centran en el ahorro de costes que supone el empaquetado de los muebles con el sistema Flat Pack, que permite ahorrar toneladas de dinero almacenamiento y también transporte, puesto que es el consumidor el que se lleva el mueble a casa. Todo este ahorro se invierte en diseño y de esta manera Ikea ofrece un catálogo moderno, siempre cambiante, atractivo y funcional. Xavier Sala-i-Martin lo explica de forma breve y sencilla en este vídeo.

Nada que objetar a un modelo que funciona y que ha llevado a Ikea a ser el mayor fabricante y distribuidor de muebles del mundo. Sin embargo, rascando un poco más en la estructura de la empresa se obtienen aprendizajes muy interesantes para Españadesde el punto de vista económico.

Ikea en Suecia vs Ikea en Polonia

Ikea tiene sus centros principales en Suecia y Polonia, aunque fabrica en bastante más lugares. Como sabéis todos Suecia es un país de alto desarrollo, con altos costes laborales que corresponden a una mano de obra altamente cualificada. Por el contrario Polonia es un país con un nivel de desarrollo mucho menor, costes laborales más bajos y mano de obra menos cualificada. En Suecia es donde Ikea diseña todos sus muebles y tiene todos sus laboratorios, aquellos donde se prueban los prototipos, se hacen ensayos de resistencia contra el fuego, etc. También cuenta con algunas instalaciones dedicadas a la producción, pero a muy pequeña escala y de manera totalmente automatizada. En Polonia, por el contrario, no tiene ningún proceso de alto valor añadido: solo producción de muebles pura y dura. Como podréis ver el el reportaje de National Geográfic al final del post, es revelador comprobar como en las fábricas polacas el nivel de automatización es muchísimo menor que en las suecas, es decir, hay un uso mucho más intensivo de mano de obra. Esto, por supuesto, se multiplica en el resto de suministradores que Ikea tiene en países en vías de desarrollo. Como es lógico, la mano de obra que trabaja para Ikea en Polonia es menos cualificadaque la sueca: no hay ingenieros, ni diseñadores, la mayoría de los empleados son operarios “rasos”. Casi ninguno de ellos habla inglés (en Suecia lo hacen todos), y para uno que habla le ponen subtítulos al pobre para que se le entienda (ver vídeo).

¿Qué modelo crea más y mejor empleo?

Y ahora los aprendizajes y la moraleja para el caso de España: [unordered_list style=”tick”]

  • ¿Si comparamos el número de empleos en términos absolutos que crea Ikea en Suecia y en Polonia quién creéis que saldrá ganando? En Suecia hay muchas personas que trabajan para Ikea, sin duda, pero las fábricas están muy automatizadas, casi no hay obreros. Sin embargo en Polonia hay muchas más personas en cada centro de trabajo. No tengo datos, pero quizás la comparación pueda estar igualada.
  • Sin embargo, ¿cuáles son los empleos de mayor calidad para un país desarrollado? ¿Cuáles son los empleados que más ingresos obtienen? ¿Cuales tendrán mayor calidad de vida? El empleo que Ikea crea en Suecia está basado en un alto valor añadido por trabajador, porque es un empleo muy cualificado, mejor pagado y con condiciones de trabajo mejores. También es un empleo mejor preparado para aguantar las épocas de vacas flacas, puesto que tiene una mayor capacidad de reciclaje, de movilidad y de adaptación. Un ingeniero de Ikea en Suecia se puede colocar en casi cualquier parte del mundo, puede reciclarse para otras tareas o profesiones… Sin embargo ¿un operario de una fábrica polaca que hará si cierra su fábrica y no hay otra empresa que se instale en el país? El único factor de competitividad del operario polaco es su bajo coste laboral, y eso es muy vulnerable ante las crisis o ante la competencia de países emergentes como China, por ejemplo, con costes aún más bajos. Solo seguirá siendo competitivo si su salario sigue siendo bajo.

[/unordered_list] ¿Cuál es el modelo de crecimiento de España? Salvo honrosas excepciones, en los últimos años ha sido el modelo del ladrillo, del turismo y de EuroVegas: maneras rápidas de conseguir incrementos de empleo pero de muy baja calidad y con muy poca especialización y casi ninguna movilidad, que son extremadamente vulnerables ante las crisis. Pero ¿se puede estar peor que en el modelo polaco? Como véis en el gráfico, sí. Se puede estar peor apostando por un modelo de empleo de baja calidad en un país en el que tenemos altos costes laborales. Podremos ir a mejor con más inversión en I+D, más y mejor educación, más idiomas y más movilidad. Esperemos que alguien lo remedie.

Aquí podéis ver el documental sobre Ikea donde muestran las fábricas que la empresa tiene en Suecia y en Polonia: se llama “Megafactories” y está producido por National Geographic.