viajes

El efecto Coriolis como nunca lo has visto

La semana pasada estuve en Ecuador, en el monumento que allí se llama “La Mitad del Mundo“. Es un monolito erigido en 1979 donde se creía que cruzaba la línea del ecuador. Luego se midió un poco mejor y resulta que está 240 metros más al norte, pero bueno, minucias.

Museo de La Mitad del Mundo

Museo de La Mitad del Mundo

El caso es que cuando uno se coloca sobre la verdadera línea del ecuador se puede ver una demostración del efecto Coriolis, que es el que explica cómo se mueven los cuerpos sobre una superficie o masa en rotación. Es decir, como la tierra está girando sobre su propio eje, los cuerpos que se desplazan sobre ella experimentan una desviación en sus trayectorias por el efecto de este giro. Esta desviación tiene un sentido en el hemisferio sur y el sentido contrario en el norte. Y justo en el ecuador las dos fuerzas se contraponen y se anulan.

El caso es que el experimento más visual para comprobarlo se hace con un fregadero y agua. Y para mi lo más impresionante del asunto es que los efectos se notan solo con desplazarse uno o dos metros sobre la línea ecuatorial.

Estos vídeos los grabé yo mismo en la visita, y en el primero podéis ver que cuando se realiza el experimento sobre la misma línea del ecuador, el agua cae sin ningún tipo de remolino. A esto no estamos muy acostumbrados, ¿a que no?

Llevando el barreño dos o tres pasos al sur de la línea del ecuador, increiblemente se produce ya un remolino, en el sentido de las agujas del reloj.

Y cuando se lleva el barreño otros dos o tres pasos hacia el norte, ocurre justo lo contrario, el agua gira en el sentido contrario a las agujas del reloj. Este es el que estamos acostumbrados a ver en nuestro hemisferio.

¿Para qué sirve esto? Muy fácil, si algún día te asalta la duda sobre en qué hemisferio te encuentras no tienes más que acudir al fregadero más cercano.

Un pensamiento en “El efecto Coriolis como nunca lo has visto

  1. Pingback: El truco del efecto Coriolis en el ecuador. |